El mes de Noviembre 2018, fué un mes lleno de bonitas historias.

Desde México, la primera voluntaria en llegar fué Ana Rosa. Estudiante de medicina y a punto de terminar su carrera, su paso por el Orfanato sirvió para, entre otras cosas, comprobar lo excelente profesional que pronto va a ser. Sus desvelos por cuidar de los niños, por atenderlos y por brindarles las mejores atenciones hicieron que todos enseguida la cogieran cariño. Le estaremos siempre profundamente agradecidos por todo lo que hizo durante su estancia.

Unos días después, se incorporó al grupo Verónica, quien durante su estancia, pudo celebrar con todos su cumpleaños. Le cantaron, hicieron regalos y tuvo como se corresponde, su tarta de cumpleaños.

Rubén fué nuestro primer voluntario masculino, y dejó el listón muy muy alto. Noble, generoso y con un imnenso corazón, llegó al centro cargado de buenos propósitos.  A los niños les costó acostumbrarse a ver un voluntario con barba, y sintieron desde el primer momento una gran curiosidad por el. Cocinó para los niños muchos y variados platos, compró para el orfanato una nueva nevera y una lavadora, y fué además el responsable de que le dieran un lavado de imagen completo al centro, pintando de nuevo todo el exterior. Sin ninguna duda, dejó un centro diferente al que se había encontrado, y un grandísimo recuerdo entre todos nosotros:

“No tengo palabras para describir lo que este mes me ha hecho sentir, de no ser por Voluntarios en Kenia nunca hubiera conocido esa realidad, al vivirlo tan de cerca es imposible que te deje indiferente, sientes que debes hacer algo para cambiar la situación de esos niños, así que vamos a seguir intentando mejorar las cosas .Y de nuevo muchísimas gracias a todo el equipo y esa gran familia por esta gran oportunidad”. Rubén Navarro

Carla es toda una super voluntaria, y su vistita al Baby Life, no era su primer voluntariado. Pasó dos semanas con todos, antes de partir a Etiopía donde repetía como voluntaria en el mismo centro en el que había estado el año pasado.

Y ya terminando el mes, viajaron como voluntarias tres buenas amigas: Mirem, Alejandra y Eli, que pusieron la guinda a un extraordinario mes de Noviembre. 

La familia de Voluntarios en Kenia crece día a día, mes a mes, año a año. Si quieres formar parte de este proyecto, ponte en contacto con nosotros.